martes, febrero 13, 2007

Ladran, señal de que cabalgamos

Portada original de -Cristo en los infiernos- Mucho se ha escrito acerca del origen de esta famosa frase. Pero he de decir, sin temor a equivocarme, que no está ni en la primera ni en la segunda parte de El Quijote, como más popularmente se cree; ni tampoco en “Vida de don Quijote y Sancho”, de Unamuno; ni tampoco es de la autoría de Orson Welles, como algunos pocos creen.
Esta frase, parece ser que es de la autoría de Rubén Darío. Se puede ver(1) en el artículo necrológico “Rubén Darío, íntimo” que escribió Nilo Fabra (hijo de Nilo María Fabra, quien fuera el fundador, en 1867, de la primera agencia de noticias en España, la Agencia Fabra) dedicado a su amigo y publicado el 10 de febrero de 1916, 4 días después de su muerte, en el diario madrileño “El Imparcial”. En dicha necrológica se puede leer, referido a R. Darío:
“[…] Al sentirse burlado o explotado supo oponer siempre con orgullo santo el gesto despectivo de quien tiene confianza en sí mismo y está seguro de su propio valer. “Ladran; señal de que cabalgamos”. Esto contestaba cada vez que se enteraba de una befa o de una injuria.
Recuerdo a muchos de aquellos perros ladradores. Unos han muerto en el más completo olvido. La mayor parte […]”
[(1) Ver el artículo de Jordi Doménech publicado en el dominio web "elpasajero.com"]
En la novela histórica “Cristo en los infiernos” [Ricardo León. Librería General de Victoriano Suárez, Madrid, 1ª edición, 1941], en su página 289, se pueden leer las siguientes frases puestas en boca de Manuel Azaña:

Ladran, señal de que cabalgamos

Es bastante probable que Manuel Azaña leyera en febrero de 1916 en El Imparcial aquel artículo necrológico de Nilo Fabra dedicado a Rubén Darío (inventor de la frase) y que decidiese hacerla suya. La difusión y popularidad de esta frase pudo venir a través de la susodicha novela del Académico de la Real Academia Española, Ricardo León y Román.
******
Antecedentes perrunos:
*"A lo menos, como tengo ingenio elevado, doy buena sonada en lo que declaro, y con esto todos me huelgan de oír; y, cuando algunos me ladran, lo hacen de envidia de mi buen talento."
[Juan de Pineda, “Diálogos familiares de la agricultura cristiana”, 1589]
*****
*"Allí, como gozques, gruñen por invidia, ladran por odio y muerden por venganza."
[Cristóbal Suárez de Figueroa, “El pasajero”, 1617]
*****
*"Y ella [la Luna] a su arrogancia muda,
Cuanto a sus ladridos sorda,
De luces la tierra inunda,
De plata las minas colma."
[Anónimo, “La vida y hechos de Estebanillo González”, 1646]
*****
*"Comprar ladridos contra los maldicientes es obligarlos a ladrar más. Un ladrido llama a otro ladrido. Nada hace callar tanto como el callar. Un silencio hace otro silencio..."
[Juan de Zabaleta, “Errores celebrados”, 1653]
*****
*"Deje, pues, la Luna, que ladre el perro, que aunque quiera morderla en el agua, ni sus ladridos, ni sus dientes le llegarán a su Cielo: dejele, pues no le quita, que prosiga ella su lúcida carrera, y le burle."
[Francisco Garau, “El sabio instruido de la Gracia”, 1703]
*****
"La Luna corre aunque los perros ladren: sigue su carrera burlando de su algazara: se hace sorda, porque sus ladridos no la hacen fuerza. ¿Fuera bueno que interrumpiesse su curso, porque los gozquillos levantassen el grito? ¿Bueno fuera escondiesse sus luces, porque haya quien se disguste de las claridades? No es razón: siga el autor sus obras, que ya puede girar seguro, porque los apologistas han tocado a silencio. Han hecho bien, pues gastan el azeite sin que al crítico le manche. Son inchadas nubes que se forman de hypocóndricos vapores; pero no hai que temer estos nublados, amenazan, y en el aire se quedan, porque el viento los disipa."
[Benito Jerónimo Feijoo, “Theatro crítico universal,…”, 1730]
*****
"Pero alguna dirá: en mí ciertamente

Tales discursos no hacen mella alguna,
Ni causan más tumultos en mi mente,
Que los ladridos causan en la Luna."
[José Francisco de Isla, “El Cicerón”, c 1774]
*****
*¿Qué hacer sino casarse allí donde todo era calma y tedio, donde la soltería inspiraba desconfianza, donde la más insignificante aventurilla provocaba los furiosos ladridos del escándalo?"
[Emilia Pardo Bazán, “Un viaje de novios”, 1881]
*****
*"¡Está usted entregado a las carcajadas y a los ladridos de la Quimera!"
[Emilia Pardo Bazán, “La Quimera”, 1905]

Etiquetas:

2 comentarios:

Anonymous Ernesto Sánchez ha dicho...

La verdad es que esta explicación es algo increíble. ¿Por qué, entonces, hay tanta gente que asegura haberla leído en "El Quijote"?

febrero 28, 2007 11:46 a. m.  
Anonymous Mary Loli ha dicho...

Yo no he visto nunca que alguien diga en qué capítulo del Quijote lo ha leído.

marzo 04, 2007 5:51 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal